jueves, 25 de enero de 2007

Saltó el Sistema


Determinado programa o rutina (considerado virus) que se accionará en una determinada fecha u hora
en un sistema infectado. (
http://www.alegsa.com.ar/Dic/bomba%20de%20tiempo.php)


Es un lunes más de cualquier año, o de cualquier mes, es el día en que comienza la semana, muchas veces programado como el punto de partida para reorganizar nuestras vidas, el día elegido para ir al gimnasio, o empezar una dieta, o para dejar de fumar, o simplemente para empezar a leer el libro que está sobre la mesa de luz...
Pero hay algunos que han elegido este día para desequilibrar el equilibrio, la quietud, para desarraigar el “qué diran” por ir a una fiesta un lunes a las 7 de la tarde. Porque a un grupo de tipos les pintó empezar a reunirse todos los lunes en un lugar y a una hora para hacer saltar el sistema, y generar ruido y más ruido en un barrio que justamente no es para nada tranquilo... los pasos acelerados, los celulares pegados a la oreja, las bocinas afónicas y los choferes estresados son parte de un habitad natural cada vez más infectado por bacterias individualistas que los va convirtiéndo en entes programados por una MATRIX.
(... y se acuerdan que dos por tres se piraba la MATRIX y todo se iba al carajo...) La Bomba del Tiempo es eso, una falla del sistema, un “programa o rutina (considerado
virus) que se accionará en una determinada fecha u hora en un sistema infectado.”, que quiere divertirse y divertir a la gente bajo los “malvados” poderes de la música tribal, para transportar a los bailarines presentes a un estado cuasi primitivo, como un símil de tribu a la hora de un ritual festivo bailando alrededor de una inmensa fogata echa con grandes troncos para que dure prendida toda la noche... (ya se, les recuerda a alguna escena de MATRIX en una caverna donde todos bailaban al son del electro, mmmmm... sigamos con lo nuestro, piensen lo que quieran)
Ya van tres párrafos, y medio como que no van entendiendo mucho (o sí), no importa, pero antes de contarles más acerca de La Bomba del Tiempo primero habrá que hablar del ideólogo de todo esto. Se llama Santiago Vázquez, es argentino, supongo que varios lo conocen, otros no, obviamente. Nació en el 72, en Buenos Aires, y desde muy chico (diez años más o menos) empezó a estudiar música en España y rápidamente se fue dedicando especialmente a la percusión. Llegó a integrar proyectos con tipos como Pedro Aznar, Goyeneche y Luis Salinas entre tantos otros, y como no le alcanzaba con practicar batería e instrumentos de percusión clásicos, se puso a fabricar instrumentos con chatarras y otras yerbas, y fue a aprenderlos a tocar a sus respectivos países de orígenes donde pertenecían estos instrumentos...
Encasillarlo en un estilo seria en vano, vale nombrar al jazz, al folklore, la música clásica y por sobre todo la música experimental como los lugares desde donde elige transmitir su música... Y ahí están dos de sus agrupaciones que alcanzan un nivel musical y expresivo muy grande. Por un lado está Puente Celeste y por el otro el Colectivo Eterofónico, que sería en parte la antesala de lo que hoy por hoy es La Bomba del Tiempo: básicamente porque en este colectivo musical creó un sistema de señas, un lenguaje musical, que le permitió comunicarse con sus músicos mientras iban tocando, para así ir improvisando constantemente durante un show o un ensayo, o sea: “El Colectivo Eterofónico es un grupo de improvisación formado por entre 10 y 17 músicos, dirigidos mediante un sistema original de más de 70 señas, con las que el director coordina el desarrollo de la improvisación. Este sistema fue desarrollado por Santiago Vázquez a partir del trabajo del músico norteamericano «Butch» Morris.”. Esto es lo que dice la presentación en su pagina oficial. Y de este modo funciona la Bomba del Tiempo. Y así también se manejó con RAAMON otra de sus bandas, esta quizás un poquito mas rocker, con mucha dosis rítmicas como para menear el esqueleto y dejarse llevar por “una banda de rock que se volvió un poco loca”, definió el propio Vázquez.
Con el Colectivo, organizó el “Concierto Para Fábrica de Aluminio y Orquesta”, en las instalaciones del I.M.P.A, una fábrica recuperada por los obreros. Para la presentación convocó a diez operarios que manejaban las máquinas e ideo un sistema de señas para esa ocasión para comunicarse con estos operarios que hicieron de músicos: a través de las señas o vía walkie-talkies los obreros hacían “sonar” las máquinas que fueron usadas como instrumentos, a las que se le agregaron los instrumentos base de la banda... mil personas fueron testigos de cómo una fábrica de aluminio se convertía en una verdadera orquesta.
Y no conforme con esto, el Colectivo logró crear una pieza única que duró 600 minutos (o sea diez horas, no?!), donde los músicos iban intercambiando sus lugares, o iban a descansar sobre los sillones colocados para la ocasión, mientras el resto de la banda seguía tocando, sin parar... ah, el detalle, obviamente fue todo improvisación, y aparte de las ya conocidas señas, usaron carteles para poder ver como seguía la improvisación. Fue en el 2001, un año después de lo de la fábrica, y lo que se pretendía era experimentar, ver que efectos –hasta hipnóticos- producía en los músicos el hecho de tocar sin detenerse en tanto tiempo, y como reaccionaban los asistentes, a quienes les habían dispuesto juegos de mesas, colchonetas, sillones, y hasta podían proyectar diapositivas, comer, bailar, etc...
Sin duda es un artista que constantemente está a la búsqueda de nuevas experiencias, musicales, con alma de descubrir lo nuevo constantemente, con ganas de generar sensaciones no preparadas ni pensadas. Y todos los lunes del año, La Bomba del Tiempo sale al patio del Centro Cultural Konex con toda la horda de músicos percusionistas, listos y preparados para generar sensaciones únicas e inigualables: y eso es así, porque todo lo que sucede entre las 8 y las diez de la noche de ese mismo lunes, poco o casi nada tendrá que ver con el próximo rival.. Va a ser totalmente diferente a lo que se pueda sentir y oir de un día para lunes.
La Bomba funciona bajo el sistema de señas, son más de 12 percusionistas, arrancan a las 7 de la tarde durante todos los lunes del año con los ensayos abiertos, momento en el que van buscando y coordinando las bases necesarias para luego improvisar durante dos horas ante una maraña de personas que tímidamente empiezan a entrar en el trance, donde el cuerpo se va relajando habiendo entre el cielo y el cuerpo de uno mismo, no más que sonidos inquietantes, golpes en aumento y bailes tribales alrededor del escenario.La bomba del tiempo, preparada para hacer saltar el sistema y a cualquier individuo que pase cerca del lugar, como, ni hablar, lo logra con los negritos africanos que que viven jen una pensión justo frente del Konex, y que sin duda, cada lunes para ellos significará estar como nunca en sus tierras. ¿Cómo suena? Increíble, una mezcla que traspasa los límites de la música electrónica lograda con instrumentos de maderas, desenchufados, y sin computadoras. Porque Santiago quiere eso, que todo estalle de repente, sin previo aviso, sin preámbulos, en un estado casi puro, sin titubeos... Es la Bomba del Tiempo, todos los lunes a partir de las 19 horas, en el Konex, cerca de Once, con un ensayo abierto hasta las 20... minutos más tarde fiesta total.... de tambores... “el trance del ritmo en estado puro”

3 comentarios:

Jack Duluz (Sub Cte Bizarro) dijo...

viva la provincia

Anónimo dijo...

Grande Nori, yo los conocí gracias a vos

Cazador Oculto dijo...

che, qué loca historia la de la fábrica de Aluminio; un concierto orquestado desde señas particulares; mirá vos.
La Bomba, apenas si los vi una vez, grandioso, viaje, psicótico; psicodelia; todo junto: habrá que ir nomás a Cap.