miércoles, 15 de septiembre de 2010

Hasta el final

un oleaje, unas montañas
unas curvas incesantes
caminos sigsagueantes
llevando a lugares incógnitos

la oscuridad es cómplice
sólo las líneas te llevan
te acercan,
te adormecen,
te elevan.

hasta donde llegará
de pronto es tupido
menos distinguibles las huellas
que son naturales,
verdaderas

parece que es por ahí
un suspiro detiene la marcha
todo se hace más suave
la brisa, el suspiro, la brisa
todo es calor

más y más, hay más
la marcha sólo se detiene
porque segundos después
hay viscosidad
atrapante, intensa

un apreton fuerte,
un guiño de placer
un tobogán,
y un ida y vuelta
hasta el final

No hay comentarios.: